8.- El Parlamento Húngaro y la costa

8.- Visita el Parlamento Húngaro

El Parlamento Húngaro es un monumento grandilocuente que no puede escapar a tu mirada. foto: David Cornado. Fuente: Google Maps

¡¡Visita el Parlamento Húngaro!…. suena como algo de flojera, ¿¿cierto??

A mí también me parecía al principio, pero entre más me adentré, más sentido le hallé.

No tiene en su interior la historia de diputados o senadores de un país fallido.

En 268 metros de largo por 123 de ancho, habrá objetos para entender la unión de reinos que dio pie a Hungría.

Trajes, coronas, objetos preciosos de reyes o militares están en su interior.

Hay 691 cuartos, 10 jardines magnos, 242 esculturas. Algunos de los «highlights» de una construcción que tardó 8 años en realizarse.

Ésta implicó la participación de 100,000 personas, 40 millones de ladrillos, 40 kilos de oro y muchos otros materiales.

Para acudir al parlamento, lo más recomendable es que agendes tu cita en internet.

Hay más de 8 idiomas en los cuales se realiza el recorrido y sin duda, todos salen conformes con lo visto en el interior.

La costa de los zapatos

Si no tienes tiempo, dinero o entusiasmo por el parlamento, puedes caminar por la costa del río Danubio y hallar algunas preciosuras.

Una de ellas son una colección de tenis y zapatos que voltean hacia el río.

Son un homenaje a las víctimas del fascismo durante la Segunda Guerra Mundial.

Metros más hacia el sur encontrarás la Academia Húngara de la Lengua, así como el Corredor Danubio, para hacer ejercicio, tomar una cerveza o café.

También hay estatuas ilustres, como la de Istvan Szechenyi, «El Más Grande Húngaro»,  filántropo muy querido por financiar numerosas obras.

La Costa de los Zapatos, a unos metros del Parlamento Húngaro, atrae las cámaras fotográficos, y de paso nos recuerda a las víctimas del fascismo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *