Seúl: 11 cosas qué ver y hacer en la capital de Corea del Sur

Seúl: 11 cosas qué ver y hacer en la capital de Corea del Sur

Tal vez solo conozcas este país por el popular video musical de PSY, el «Gangnam Style».

O más bien, por la espectacular película «Parasite», de Bong Joo-ho.

Lo cierto es que Seúl tiene demasiadas cosas qué ofrecer al visitante.

Color, ruido, vida nocturna, alcohol en demasía, comida picante, museos extravagantes y K-Pop.

Pero también te ofrece historia, crónicas de muerte y opresión, y por supuesto, una cicatriz abierta con respecto a su polémico vecino y hermano perdido: Corea del Norte.

A continuación enumero las 11 cosas que debes conocer o hacer en esta vibrante capital asiática.

11.- Museos raros: Trick Eye y la Casa de la Mierda, entre otros

Museos raros: TrickEye y La Casa de la Mierda, entre otros

Una de las cualidades de la psique colectiva coreana es la irreverencia, y estos museos lo demuestran.

Busca el Korea Pass, mismo que te da acceso a estas atracciones y otras más.

En el TrickEye Museum, puedes jugar a ser Supermán.

A estar atrapado en un resquebrajamiento de hielo con unos pinguinos o pelear con dragones.

Descarga una app especial de este museo y podrás armar unos videos cortos de efectos especiales geniales.

En este museo puedes hacer ilusiones de todo tipo, algunas de ellas incluso animadas

El PoopooLand es literalmente un mundo de mierda.

En este lugar se rinde tributo al excremento de forma graciosa y didáctica.

Así lo demostrarán sonidos de mal gusto enmarcan cada escalón que pisas.

También tienes un «camino de obstáculos» con todo y resbaladero que simula el paso de mierda del estómago al retrete.

Poo Poo Land te permite sacar «lo peor de ti», ya que todo lo que debes saber sobre mierda está aquí

En vez de libros de Visitas, el Museo te permite escribir cartas, para colgarlas en un árbol y así, desear que los más mierdas desaparezcan.

Para entrar a PooPoo Land, baja en la estación Jonggak, de la línea azul y camina por Jong Ro 9 Gil.

El Museo está poco antes de llegar al cruce con la aveinda Sambong-Ro.

 

10.- La Villa Folclórica de Bukchon Hanok

La Villa folclórica de Bukchon Hanok

¿Quieres saber cómo era la vida en los tiempos de la Dinastía Joseon, que gobernó al país por 600 años?

La Villa Bukchon Hanok conserva muchas de las fachadas y estilos arquitectónicos en general, del periodo Joseon, de 1300 a 1900

La Villa Bukchon Hanok te ofrece la oportunidad de múltiples formas.

Camina por los empedrados caminos que te llevan a la cima.

Aprecia desde las alturas las decoraciones y acabados de los tipos de casa que había en ese entonces.

De hecho, hay una casa a disposición de los visitantes, donde puedes ver cómo se separaba el hogar en función de sus habitantes, sexos y rangos dentro de la familia.

Algunos negocios te rentan trajes para que realmente te sientas como un noble de la era Joseon. Los precios van de los 5 a los 43 dólares.

Además, algunos negocios rentan trajes típicos de los nobles de aquella época, para hacer más vivencial la experiencia.

9.- El Memorial de la Guerra. Corea en conflicto permanente

El Memorial de la Guerra ofrece un compendio muy completo de un país en guerra permanente.

El Memorial de Guerra o «War Memorial» recuerda todas las campañas bélicas de este país. ¡Todas!

El lector común sabe acerca de la división de las dos Coreas en los años cincuenta y del armisticio que le siguió, pero hasta ahí.

Sin embargo, la historia bélica de Corea inicia desde la época en que tres reinos separados luchaban por el poder.

Invasiones, traiciones, catástrofes, desacuerdos entre aliados quedan debidamente representados.

Lo anterior se manifiesta en trágicas pinturas, infografías, mapas, maquetas y hasta réplicas de fortalezas.

Los cuadros de este museo muestran cierta fascinación por la violencia. Quentin Tarantino estaría feliz de visitar este lugar

Al exterior del inmueble hay aviones caza y tanques de algunas de las guerras que han involucrado a Corea.

El Museo conserva algunos aviones o tanques usados en las viejas batallas por la Independencia de este país

Todo lo anterior convierte al Memorial en una experiencia imperdible para comprender este país.

8.- Wop Wop Gangnam Style

Wop Wop Gangnam Style

La zona más rica, glamurosa y con los edificios más vanguardistas es Gangnam.

Todo mundo busca una foto en este punto, porque se trata del movimiento de manos del famoso «Gangnam Style», de PSY

Numerosas tiendas de ropa, restaurantes gourmet y electrónicos se pueden encontrar a lo largo de estas calles.

En este sector se ubican numerosos cirujanos plásticos. Cabe recordar que la cirugía facial es uno de los gustos culposos de muchos jóvenes coreanos.

Corea es famoso por ser capital mundial de las cirugías plásticas. Numerosas actrices y cantantes le han sacado provecho a éstas.

 

También están el famoso Acuario Coex, y exclusivos clubes nocturnos como el Octagon.

El glamour de Gangnam contagia hasta las mascotas y esculturas de sus calles

Si quieres saber cómo es un coreano «fresa», es el lugar indicado. A esa gente es a la que se refiere PSY en su éxito mundial «Gangnam Style».

3.- La Prisión de Seodaemun. Centro de tortura japonesa

La Prisión de Seodaemun

Este lugar cambió para siempre mi impresión acerca de Japón.

Aunque hoy en día se les reconoce como una sociedad admirable, sus representes en el Imperio Japonés carecen de estas virtudes.

La prisión de Seodaemun concentra fotografías, objetos e infografías que documentan el dominio del Imperio Japonés sobre Corea a inicios del siglo XX

Lo anterior queda manifiesto en la Prisión de Seodaemun.

Esta prisión fue el centro de operaciones del Imperio Japonés en Corea.

Después de derrotar a Rusia en la guerra de 1905, los nipones entraron como Pedro por su casa a Corea.

Fue así como destituyeron al rey vigente e impusieron un protectorado.

Con esta intromisión cortaron de tajo 600 años de historia de los Joseon.

Los coreanos fungieron como la mano de obra gratuita del Japón Imperialista

Asimismo, se hicieron de los esclavos suficientes para efectuar diversas labores de guerra.

Entre éstas se incluía la elaboración de pistolas y rifles, balas de cañón y hasta de uniformes para la Armada Japonesa.

A los disidentes y opositores políticos se les torturó con diversas técnicas y se les sometió a martirizantes interrogatorios.

La tortura y los interrogatorios exhaustivos fueron norma cuando Japón detenía a opositores al Emperador

Todo ese maltrato queda consignado en Seodaemun.

La Prisión de Seodaemun es una cruel revisión a la historia de hace un siglo, un adentramiento a las entrañas de la opresión y sometimiento de un país a otro.

5.- Hongdae: el barrio que nunca duerme

Hongdae: el barrio que nunca duerme

El mejor lugar para conocer la alegría y la energía de la juventud coreana es Hongdae, y el mejor día para hacerlo es el sábado.

Numerosos antros y bares abren hasta altas horas de la noche

Esta zona es un corredor comercial en días normales, pero el fin de semana reúne a decenas de miles de jóvenes que buscan todo lo mejor de esta ciudad.

Imitadores, bailarines y cantantes amateurs se apoderan de la calle, reuniendo multitudes a su alrededor.

Entre los antojitos nocturnos se encuentran «cueritos» de cerdo y pedazos de pechuga de pollo en vara, con diversas especias

Numerosas tiendas abren hasta las 3 o 4 de la mañana. En algunas de ellas se vende ropa casual, bolsos para mujer, mientras que en otras hay arcades o máquinas atrapa-peluches -un verdadero deporte nacional que vale la pena ver e imitar-, además de neverías y puestos de antojitos callejeros.

Los centros nocturnos siguen abiertos a las 4 am pero algunos jóvenes van perdiendo la batalla

Y por supuesto, hay bares y centros nocturnos que cierran hasta las 7 de la mañana. Va a ser común ver parejas semi-dormidas tiradas en el piso. Gente bailando sin música de fondo y mucha gente «devastada» al cerrar una larga e inolvidable jornada.

A las 8 de la mañana uno se puede encontrar lo que sea en Hongdae

4.-Gyeongbokgung y los Palacios Reales

Los Palacios Reales, encabezados por Gyeongbokgung

Si bien la villa Bukchon Hanok ofrece un acercamiento a la vida coreana durante la dinastía Joseon, no hay como los Palacios Reales para acercarse a la historia de quienes encabezaron la creación y desarrollo del estado Coreano.

Estos cinco complejos acogieron durante casi 600 años a los líderes políticos de esta nación. Cada uno respondió a diversas necesidades del momento.

El más icónico, grande e impresionante de todos es Gyeongbokgung.

Aquí residió desde un principio el primer emperador de la Dinastía Joseon, el rey Taejo, en 1934.

Gyeongbokgung es el Palacio Real por definición. Aquí gobernó la Dinastía Joseon por casi 600 años ininterrumpidos

Se puede recorrer las instalaciones con o sin guía.

Recomiendo un servicio gratuito que ofrece el propio Palacio cada hora y media.

A través del mismo, puedes conocer los distintos edificios administrativos, así como los locales donde habitaba la realeza y donde se tomaban decisiones de negocios, de guerra y de todo lo concerniente a la «res pública».

Imperdible es, también, el cambio de guardia.

Alrededor de mediodía, se brinda un espectáculo que fluctúa entre lo que conocemos como Honores a la Bandera, desfiles y una declaración de guerra.

Cerca de mediodía, e Gyeongbokgung se desarrolla una vistosa y multitudinaria ceremonia conocida como Cambio de Guardia.

Todo esto se desarrolla en el patio principal de Gyeongbokgung.

El resto de los recintos oficiales

Changdeokgung, otro de los Palacios, tiene una conformación similar a Gyeongbokgung, aunque de proporciones mucho menores.

Su existencia se debe a la renuencia de un rey a ocupar el palacio original por rencillas con familiares por la ocupación del trono.

Changdeokgung se distingue de los otros palacios por sus áreas naturales, «palapas» y en general, por un mayor contacto con la naturaleza

Aquí encontrarás más verdor. Estanques llamativos y habitaciones escondidas literalmente, entre piedras y montes.

Un recorrido muy diferente al primero.

Changgyeonggung, muy cercano al anterior, es muy vistoso y con edificios de grandes extensiones y alturas.

Su importancia radica en que fue la casa que el rey Sejong, conocido como Sejong El Grande le mandó construir a su padre y exdirigente, Taejo.

Changgyeonggung es la residencia donde vivió sus últimos días el primer emperador de la Dinastía Joseon.

Deoksugung y Gyeonghuigung son otros palacios que se pueden visitar.

En los kioskos turísticos de Seul encontrarás un paquete que te ofrece acceso a los cinco palacios reales.

No necesitas ir a todos, pero para desquitar el pase, basta con usarlo en los primeros tres.

2.- K Pop, hologramas y fandom

Cultura KPop y la experiencia de hologramas

Los grupos de K-Pop se han convertido en uno de los productos de exportación más codiciados de esta nación.

Hola! Soy tu cantante favorito y aún no lo sabes, parecen decir los distintos personajes que aparecen en televisores de los K Pop Experience

Desde el éxito de PSY con su «Gangnam Style», para los menos adeptos al sonido coreano, pero desde antes, para quienes sí lo son, los grupos coreanos son objeto de seguimiento y hasta de culto.

BTS, Big Bang, SEVENTEEN o EXO son algunos de ellos.

En tu visita va a ser muy difícil que interceptes a alguno de estos famosos grupos en vivo.

Lo anterior, ya que andan constantemente en gira por toda la nación y países vecinos.

Es por ello que numerosos locales ofrecen lo que se denomina una K-Pop Experience.

Su elemento principal es un «concierto» de tal grupo, realizado con sus hologramas.

Lo curioso es que, aunque pareciera una experiencia distante.

Los conciertos de hologramas ya son una realidad desde hace varios años en Corea

El nivel de verosimilitud de los bailarines y cantantes es impresionante.

La consistencia de las imágenes te hace creer que realmente están ahí.

Por si fuera poco, hay una suerte de «interacción» con la audiencia.

Entre otras cosas, hacen pasar a aficionadas al escenario para que un cantante del grupo le cante al oído.

El fandom en todo su esplendor

Al salir del recinto, puedes hacer un recorrido en Realidad Virtual con integrantes de algún grupo masculino o femenino o aparecer en animaciones cantando y bailando con tu artista favorito.

También puedes comprar los souvenirs más variados de tales artistas, como sus discos, playeras, osos de peluche, almohadas o cubrebocas con sus imágenes.

La memorabilia en torno a los artistas va de las pulseras a las gorras de beisbol, pasando por calcetines y libretas

Algunos locales importantes en la materia son el SMTown Hologram Musical, el MBC World, el BTS Tour, entre otros.

 

1.-Un vistazo a Corea del Norte. La frontera más famosa del mundo

Sin duda, el tema más polémico en este país es su relación de amistad-odio-cercanía-lejanía con Corea del Norte.

Por ese motivo, resulta morboso acercarse a la tierra de Kim Jong Un, aunque sea de lejos, solo un rato.

Numerosas empresas ofrecen el recorrido desde Seúl hasta la DMZ, -mejor conocida como la Zona Desmilitarizada-, por considerarse habilitada por ambos países para el tránsito.

Recorrido tradicional hasta el Túnel

Originalmente hay dos recorridos. El más utilizado es el que llega hasta el teatro DMZ y la Sala de Exhibición.

Primero llega al parque Imjingak, donde se encuentra el Puente de la Libertad.

Ahí encontrarás numerosas alusiones a un llamado de paz entre ambas partes.

En el Puente de la Libertad, ciudadanos y turistas deja banderas y objetos alusivos a la paz y el reencuentro tan anhelado entre las dos Coreas

 

Continúa en la estación Dorasan, donde se encuentra una estación de trenes que durante un tiempo se supuso, comunicaría el Sur con el Norte.

Incluso se planteó para atravesar Rusia y crear una verdadera ruta Transiberiana hasta el oeste de Europa.

En esta estación de tren, está todo listo para partir hacia Pyeongyang

En el lugar hay diversas conmemoraciones de la inauguración de esta estación.

Por desgracia, nunca ha tenido un viaje a Norcorea.

Este piano tiene en su interior alambre para cerca. Hay notas musicales que nomás de tocarlas duele.

Otra etapa es el Observatorio Dora, donde se alcanza a ver con telescopio la capital norcoreana, Pyongyang.

El penúltimo paso es el Tercer Tunel de Infiltración, un espacio parcialmente construido en secreto por Corea del Norte para invadir o espiar a su vecino del sur.

En la parte final, llegarás a una tienda Duty Free y al Centro Gingseng.

Aquí se ofrecen dulces y numerosos productos hechos a basa de este ingrediente, el favorito de los coreanos.

En el primer punto, podrás adquirir numerosos souvenirs, pero el más importante son dos tipos de vino producidos en Corea del Norte.

¿Por qué es especial? Se trata del único producto norcoreano que se puede vender en Surcorea.

Este vino es el único producto norcoreano que se puede comprar en el sur

Soldados frente a frente

El segundo recorrido, más intrigante, es el que incluye ida al JSA, o la Zona de Seguridad Conjunta.

En este punto, militares de ambas Coreas se miran y vigilan mutuamente.

Además existe un edificio en el que literalmente hay una mesa cuya primera mitad está en un país y la segunda, en el vecino.

El problema con este lugar es que no siempre está habilitado.

Si las tensiones políticas entre ambos gobiernos es alta, se prohíben recorridos para los turistas.

La ida tradicional a la DMZ cuesta 46,000 won (30 dólares estadounidenses, mientras que la segunda cuesta 145,000 won (80 dólares estadounidenses).

 

En resumen

Lo mejor que te ofrece Seúl son estos atractivos

1.- Tour a la frontera con Corea del Norte

2.- Vivir la fiebre por la música K Pop

3.-Conoce la prisión donde el Imperio Japonés torturaba a los coreanos

4.-Visita el Palacio Real de Gyeongbokgung y otros más

5.- Conoce Hongdae, el barrio más desmadroso de Corea

6.- Acércate a la música y folclor coreano en el Centro Gugak

7.-Lotte World, el parque de atracciones más famoso de Corea

8.-Reconoce Gangnam, el distrito más rico y elitista de Seúl

9.-Recorre el War Memorial: compendio de todas las guerras en suelo coreano

10.-Visita la Villa Bukchon Hanok, para conocer cómo vivían los antiguo coreanos

11.-Explora museos bizarros como el Trick Eye o el Poo Poo Land (La Casa de la Mierda)