VENTANAS DE VINO VUELVEN A LA MODA

Por Héctor Camero, con información de agencias

Una tradición que data desde el Renacimiento y que se olvidó por siglos está de vuelta en Italia.
Vender vino a través de orificios en las paredes o discretas ventanillas se ha vuelto una moda en Florencia y otras ciudades de la provincia italiana en fechas recientes.
La razón, cómo has de suponer, amigo caminante, se debe a la necesidad de mantener «sana distancia» durante esta etapa de cuarentena, a raíz del contagio de Covid-19.
Debido a que es importante echar a andar la economía, numerosos negocios, no solo bares o vinotecas, sino también casas de gelato o pastelillos están usando rejillas que quedaron clausuradas hace décadas o incluso siglos, ante los distintos cambios en el estilo de vida.
Durante el Renacimiento, se usaron como método de venta exprés, para ahorrar costos, a diferencia de tabernas y otros lugares de convivencia etilica. Incluso se ofrecía el servicio que hoy llamaríamos de «refill» cada quien con su propia copa.
También,los productores podían evitar el pago de impuestos. Además de que en sus sótanos tenían su equipo completo para producir y eliminaban intermediarios.
Durante la Peste Bubónica, en el siglo XVII, este tipo de servicio resultó idóneo, ya que se evitó todo tipo de contacto entre vendedor y consumidor e incluso se usaba la bandeja de metal para poner sus monedas.
Los años pasaron y estos negocios dejaron de usar su Ventana Comercial e incluso se convirtieron en meras residencias, pero ante la continuidad de la crisis, otras ciudades, no solo italianas, deberían contemplar adecuaciones similares, no crees??