3.- El Lago de los Mamuts y «El Principito»

3.- El Lago de los Mamuts y el Principito

Las cascadas alrededor de este parque transmiten serenidad…y también algunas leyendas urbanas

Un punto de encuentro muy frecuentado por los moldavos de la capital es el Parque Valea Morilor.

Este sitio cuenta con un lago que fue artificialmente creado por obreros en 1950.

El sitio está rodeado de numerosas leyendas, como la de un siberiano que, moviendo las piedras de forma estratégica, lograba crear cascadas! Sólo para él…para lavarse las manos, hidratarse o bañarse.

Otro atractivo, muy discreto por cierto, es la estatua de un pequeño gran personaje: El Principito.

En una de las columnas que rodean al lago Valea Morilor se encuentra el afamado personaje de Antoine Saint-Exupery.

Ojo, porque podrá resultar desesperante encontrarlo: apenas mide 11 centímetros.

El mítico personaje, de bronce, aparece parado sobre su hogar, el asteroide B-612.

El Principito. La estatua más pequeña de Moldavia, de apenas 11 centímetros. Foto: Vladlena Martus.

En un día normal, los moldavos acuden a este lugar para pasear en trajineras, disfrutar comida en las palapas o inclusive un espectáculo en un teatro al aire libre que se encuentra a un costado.

Al parque se puede llegar tanto por la calle Alexandru Plamadeala como por la avenida Grigore Alexandrescu.

Otro punto de referencia es la Universidad Estatal de Moldavia, a cuyas espaldas se encuentran escaleras que te llevan al parque.

2.- Las bodegas de vino más grandes del mundo

2.- Las bodegas de vino más grandes del mundo

Las instalaciones de la Ciudad del Vino de Cricova son tan extensas que el recorrido se debe realizar en un carrito para 20 personas. Por si fuera poco, los diversos anaqueles se localizan por nombres de calles y avenidas alusivos a bebidas como el Whiskey, Vodka, Champagne y otras más.

¿Qué tan probable es que los dos primeros lugares de un récord Guinness estén en el mismo país?

Peor aún: ¿cuál es la posibilidad de que estén a menos de 15 kilómetros de distancia?

Esta es la curiosidad que envuelve a Chisinau, orgullosa portadora del récord de los dos lagares más grandes del mundo.

Se trata de Milestii Mici y Cricova, ésta última propiedad del estado.

En ambos casos, se habla de más de 2 millones de botellas resguardadas en sus instalaciones.

Cada recorrido es un vistazo a la historia del vino y los procesos que lo hacen más delicioso

De cada dos botellas que se consumían en la URSS, una de ellas provenía de Moldavia.

Milesti Micci, ubicada en las orillas de Chisinau, obtuvo el record Guinness en el 2005, gracias a sus 200 kilómetros de extensión, de los cuales apenas 55 están en pleno uso.

Historia de dos ciudades… vinícolas

El Lagar de Cricova, a 20 kilómetros de la capital, es un espectáculo bajo tierra imperdible.

Realmente se trata de una Ciudad del Vino, que inclusive cuenta con un mapa que incluye direcciones nombres de diversos tipos de vino.

Tiene sus cavas, laboratorios y ¡hasta una sala de cine!

En el cuadro de honor de Cricova aparecen personajes ilustres como expresidentes de diversas naciones, astronautas, al igual que borrachines ordinarios como Joseph Blatter.

Se habla de casi 120 kilómetros de extensión bajo tierra, más otros 200 que están alistando cuando Moldavia entre a las grandes ligas del vino.

Lo anterior ocurrirá cuando se integre a la Unión Europea.

Ahora sí, podrá competir en igualdad de circunstancias contra titanes del vino como Francia e Italia.

 

¡¡¡Tip viajero!!!!!

Te van a recomendar contratar algún tour para ir a alguna de estas dos bodegas. ¡No lo hagas!

El costo de estos viajes, eso sí, con un guía particular, ronda entre los 2,500 y 3,500 leu moldavo.

La verdad es que a ambas bodegas puedes llegar en camión -que te deja a dos cuadras- o si tus tiempos se retrasaron, puedes tomar un taxi.

En el peor caso, ir a Cricova costará entre 120 y 130 leu moldavos (129 a 140 pesos mexicanos).

 

En cuanto a la explicación del funcionamiento de estos lugares, ambos tienen guías bien informadas con buen inglés.

Para obtener tu pase a una de estas bodegas, debes separar y pagar tu lugar en línea.

Si deseas el paquete básico -puro recorrido- te puede costar entre 450 y 550 leu moldavos.

Si deseas entrar a una degustación con todo y almuerzo -lo recomiendo- te costará entre 650 y 700 leu moldavos.

 

8.- El gran Circo Estatal de Moldavia

8.- El Circo Estatal de Moldavia

Uno de los lugares por los que resaltó Chisinau hace décadas fue su famoso Circo Estatal.

Músicos, bailarines y artistas de otra índole, provenientes de la Unión Soviética, pero también de Finlandia y Alemania, tenían como anhelo el aparecer en este escenario, el mayor auditorio de Moldavia.

Un total de 57 conciertos o eventos masivos se celebraban al año en este lugar.

La economía de mercado, aparecida cuando la URSS colapsó, hizo que por más de 23 años, el circo fuera «fantasma».

Sin embargo, desde 2014, se han impulsado partidas para revivir este espacio.

Aún si no logras entrar, su arquitectura e e iluminación hará que te quedes impresionado.