3.- El Lago de los Mamuts y «El Principito»

3.- El Lago de los Mamuts y el Principito

Las cascadas alrededor de este parque transmiten serenidad…y también algunas leyendas urbanas

Un punto de encuentro muy frecuentado por los moldavos de la capital es el Parque Valea Morilor.

Este sitio cuenta con un lago que fue artificialmente creado por obreros en 1950.

El sitio está rodeado de numerosas leyendas, como la de un siberiano que, moviendo las piedras de forma estratégica, lograba crear cascadas! Sólo para él…para lavarse las manos, hidratarse o bañarse.

Otro atractivo, muy discreto por cierto, es la estatua de un pequeño gran personaje: El Principito.

En una de las columnas que rodean al lago Valea Morilor se encuentra el afamado personaje de Antoine Saint-Exupery.

Ojo, porque podrá resultar desesperante encontrarlo: apenas mide 11 centímetros.

El mítico personaje, de bronce, aparece parado sobre su hogar, el asteroide B-612.

El Principito. La estatua más pequeña de Moldavia, de apenas 11 centímetros. Foto: Vladlena Martus.

En un día normal, los moldavos acuden a este lugar para pasear en trajineras, disfrutar comida en las palapas o inclusive un espectáculo en un teatro al aire libre que se encuentra a un costado.

Al parque se puede llegar tanto por la calle Alexandru Plamadeala como por la avenida Grigore Alexandrescu.

Otro punto de referencia es la Universidad Estatal de Moldavia, a cuyas espaldas se encuentran escaleras que te llevan al parque.

2.- Las bodegas de vino más grandes del mundo

2.- Las bodegas de vino más grandes del mundo

Las instalaciones de la Ciudad del Vino de Cricova son tan extensas que el recorrido se debe realizar en un carrito para 20 personas. Por si fuera poco, los diversos anaqueles se localizan por nombres de calles y avenidas alusivos a bebidas como el Whiskey, Vodka, Champagne y otras más.

¿Qué tan probable es que los dos primeros lugares de un récord Guinness estén en el mismo país?

Peor aún: ¿cuál es la posibilidad de que estén a menos de 15 kilómetros de distancia?

Esta es la curiosidad que envuelve a Chisinau, orgullosa portadora del récord de los dos lagares más grandes del mundo.

Se trata de Milestii Mici y Cricova, ésta última propiedad del estado.

En ambos casos, se habla de más de 2 millones de botellas resguardadas en sus instalaciones.

Cada recorrido es un vistazo a la historia del vino y los procesos que lo hacen más delicioso

De cada dos botellas que se consumían en la URSS, una de ellas provenía de Moldavia.

Milesti Micci, ubicada en las orillas de Chisinau, obtuvo el record Guinness en el 2005, gracias a sus 200 kilómetros de extensión, de los cuales apenas 55 están en pleno uso.

Historia de dos ciudades… vinícolas

El Lagar de Cricova, a 20 kilómetros de la capital, es un espectáculo bajo tierra imperdible.

Realmente se trata de una Ciudad del Vino, que inclusive cuenta con un mapa que incluye direcciones nombres de diversos tipos de vino.

Tiene sus cavas, laboratorios y ¡hasta una sala de cine!

En el cuadro de honor de Cricova aparecen personajes ilustres como expresidentes de diversas naciones, astronautas, al igual que borrachines ordinarios como Joseph Blatter.

Se habla de casi 120 kilómetros de extensión bajo tierra, más otros 200 que están alistando cuando Moldavia entre a las grandes ligas del vino.

Lo anterior ocurrirá cuando se integre a la Unión Europea.

Ahora sí, podrá competir en igualdad de circunstancias contra titanes del vino como Francia e Italia.

 

¡¡¡Tip viajero!!!!!

Te van a recomendar contratar algún tour para ir a alguna de estas dos bodegas. ¡No lo hagas!

El costo de estos viajes, eso sí, con un guía particular, ronda entre los 2,500 y 3,500 leu moldavo.

La verdad es que a ambas bodegas puedes llegar en camión -que te deja a dos cuadras- o si tus tiempos se retrasaron, puedes tomar un taxi.

En el peor caso, ir a Cricova costará entre 120 y 130 leu moldavos (129 a 140 pesos mexicanos).

 

En cuanto a la explicación del funcionamiento de estos lugares, ambos tienen guías bien informadas con buen inglés.

Para obtener tu pase a una de estas bodegas, debes separar y pagar tu lugar en línea.

Si deseas el paquete básico -puro recorrido- te puede costar entre 450 y 550 leu moldavos.

Si deseas entrar a una degustación con todo y almuerzo -lo recomiendo- te costará entre 650 y 700 leu moldavos.

 

8.- El gran Circo Estatal de Moldavia

8.- El Circo Estatal de Moldavia

Uno de los lugares por los que resaltó Chisinau hace décadas fue su famoso Circo Estatal.

Músicos, bailarines y artistas de otra índole, provenientes de la Unión Soviética, pero también de Finlandia y Alemania, tenían como anhelo el aparecer en este escenario, el mayor auditorio de Moldavia.

Un total de 57 conciertos o eventos masivos se celebraban al año en este lugar.

La economía de mercado, aparecida cuando la URSS colapsó, hizo que por más de 23 años, el circo fuera «fantasma».

Sin embargo, desde 2014, se han impulsado partidas para revivir este espacio.

Aún si no logras entrar, su arquitectura e e iluminación hará que te quedes impresionado.

 

1.- Parlamento Rumano: El desastre de concreto

1.- Parlamento Rumano. Desastre de Concreto.

El Parlamento Rumano fue imaginado como EL recinto más importante para la vida pública del país. Al menos ha logrado ser el más comentado

El Parlamento de Rumania tiene un lugar distinguido en la historia de los grandes monumentos de Europa.

Por un lado, es el edificio administrativo más grande de Europa y segundo en el mundo -sólo detrás del Pentágono, de Estados Unidos-.

Por otra parte, se le considera uno de los mayores fracasos y desperdicios de dinero en la historia de las administraciones públicos.

Fracaso anunciado

En 1985, el gobierno de Nicolae Ceausescu decidió congregar en un solo edificio el poder político y administrativo del país.

Así fue como emprendieron la edificación de 250,000 metros cuadrados, que abarcan al menos 12 plantas superiores y ocho subterráneas.

Durante cinco años, cerca de 20,000 obreros trabajaron día y noche para cumplir los sueños de Ceausescu y su esposa Elena.

Gran parte de la arquitectura fue diseñada pensando en Nicolae y Elena. Cada uno tendría su propia escalera, por ejemplo.

Ésta tuvo tal injerencia en las labores que, por sus caprichos, habría ordenado rediseños, nuevos materiales o acabados de grandes cuartos prácticamente terminados.

El recinto tiene salones de conferencias que no se han usado una sola vez en 20 años.

También se habilitaron grandes paredes destinadas a colgar retratos o pintar murales de Elena y de Nicolae.

Esas son algunas de las excentricidades que uno puede ver en este recorrido.

Enmiendan la plana…¡al 30%!

Los nuevos gobiernos posteriores a Ceausescu han batallado para darle uso a tanto espacio.

Hoy en día, la Presidencia de la República tiene sus oficinas aquí, así como todas las Secretarías de Estado.

La minucia con la que obreros y técnicos se dedicaron a completar acabados y diseños es inspiradora. Por desgracia, la monumental obra ha resultado muy cara e inútil

También están presente el Senado y sus subcámaras o salones para mesas de trabajo.

Se incluyen también el Congreso federal y la Suprema Corte de Justicia y aún así, no se utiliza siquiera el 30% del espacio!!!!

En el paseo guiado podrás conocer diversas historias acerca del lugar.

Se habla de las miles de casas que fueron demolidas por el gobierno, con todo y bulldozer, para dar pie a las obras.

Sin duda, el Parlamento ofrece visiones impresionantes de un sueño que nunca se cumplió.

Tras la ejecución de los Ceausescu el proyecto fue suspendido, así como las fantasías de poder y megalomanía de sus creadores.

El costo, sin embargo, sigue siendo pagado por generaciones actuales y futuras. Se estima que se trata de al menos 3,000 millones de euros!!!! Algo así como 75,000 millones de pesos mexicanos!!

Una entrada burocrática -para variar-

El Parlamento se ubica a 4 cuadras del centro histórico de Bucarest.

Abarca una cuadra completa, así que puede ser desesperante encontrar la entrada.

Ésta se ubica en el bulevar Natiunile Unite, justo frente al parque Izvor.

Para entrar a este recinto debes reservar con días o incluso semanas de anticipación, ante la alta demanda.

Espera numerosos controles de revisión y horarios muy concretos de acceso.

Lleva tu pasaporte y tus 40 lei (250 pesos) para pagar tu entrada.

 

2.- El Palacio de la Primavera (Ostentosa)

2.- El Palacio de la Primavera

El amor de los Ceausescu por el oro abarca decorados en fuentes, armarios y hasta en la regadera

En 1989, la revuelta popular rumana en contra del dictador Nicolae Ceausescu estaba llegando a su cenit.

El pueblo había tomado las calles y tenía ganas de destruir todo lo relacionado con el moribundo régimen.

Un grupo de jóvenes intentó meterse a la residencia de los Ceaucescu, el Palacio de la Primavera.

Los ciudadanos tenían prohibido el paso, por eso, durante años especularon sobre el interior de este recinto.

Cuando no estaba sangrando a la población, el Presidente se relajaba en su sala de cine particular

Los pocos militares que resguardaban este lugar lograron contener a la turba iracunda, cuando menos para evitar su destrucción.

De su destino, luego hablarían.

Inventario ignominioso

Tiempo después, ya durante la democracia rumana, se examinó a profundidad La Casa de la Primavera.

Sus grandes dimensiones, pinturas, decorados con piedras finas y baños de oro en diferentes locaciones.

Poco a poco se rebeló cada vez más sobre el origen y costo de cada cuarto, colocación de pisos, y en general, de excentricidades.

Según la leyenda, Rico McPato se quedó pendejo nadando en billetes a lado de Nicolae Ceausescu

Una piscina de alrededor de 50 metros de largo, una sala de cine personal para Ceaucescu.

Barras de vinos y bebidas, armarios repletos de piel, de vanguardia; cuadernos importados de Francia e Inglaterra.

Los Ceausescu. Una familia sin igual

Como ingrediente peculiar, el recorrido incluye relatos sobre los problemas de Nicolae, Elena y sus hijos, o chismes alrededor de ellos.

Se abordan sus estados de salud, sus delirios de grandeza y el amorío de uno de los hijos con la famosa gimnasta Nadia Comaneci (¿¿¿???).

No todo fue risas y derroches en esta familia. Los ricos también lloran

Se estima que en la construcción, amueblado y demás requerimientos, los Ceausescu habrían gastado 50 millones de dólares…de 1965!!! todo con cargo al erario.

A manera de reponer el daño económico, el gobierno rumano decidió convertir esta casa en una exhibición permanente.

Mientras los ingresos pagan la deuda externa, miles de turistas conocemos la ostentosa vida de una familia sin igual en toda Europa.

Para llegar al Palacio de la Primavera desde el primer cuadro de la ciudad, sólo debes tomar el Metro -digamos, estación Universitate- con dirección al norte.

Bajas en Aviatorilor, ubicada justo en una rotonda.

Camina por el Bulevardul Primaverii y al cabo de seis cuadras, notarás el edificio con jardín gigante de tu lado derecho.

3.- El mítico monasterio Snagov

3.-Monasterio de Snagov

Según la leyenda, aquí enterraron al mítico Vlad III, mejor conocido como «Vlad el Empalador»….erróneamente conocido como Drácula.

Este recinto no se encuentra propiamente en Bucarest, sino a 20 minutos -o 24 kilómetros- del aeropuerto Henri Coanda.

Aunque fuera puro cuento la leyenda sobre Vlad III, las vistas al interior y exterior del Monasterio Snagov ameritan una visita.

En Snagov, encontrarás panorámicas de siglos pasados, una tranquilidad inexistente en la gran urbe rumana… y obvio, este Monasterio.

Si bien no hay pruebas fehacientes de que Vlad esté enterrado en este lugar, las autoridades lo venden como un hecho.

Independientemente de que sea verdad, una visita a Snagov vale la pena al menos por la arquitectura y la naturaleza circundante.

Por si fuera poco, a este monasterio se llega cruzando un lago.

 

4.- La Corte de «Drácula»

4.- La Corte de Drácula

En Curtea Veche , Vlad III, conocido como «El Empalador», gobernó la región de Valaquia y construyó su leyenda

Ok… ¡Exageré! Drácula nunca estuvo aquí. Es más…. Drácula ni siquiera existió.

…pero la persona en el cual Bram Stoker se basó para crear a este mítico personaje sí.

Aquí en la Corte del Príncipe, o Curtea Veche, fue donde Vlad III, conocido como «El Empalador», tuvo su residencia de verano.

Como rey de Valaquia, Vlad comandó desde aquí a sus ciudadanos en la lucha contra la invasión del Imperio Otomano en el siglo XIV.

Este sitio fue elegido por la realeza por su cercanía al río Dimbovita, para fungir como sede de gobierno, comercio y otros menesteres.

Fue aquí donde nació la Ciudadela de Bucarest.

Gobiernos fueron y vinieron, y Valaquia tuvo su gobierno aquí, hasta que se unió con las provincias de Moldavia y Transilvania para formar la actual república de Rumania.

Lo cierto es que actualmente el lugar está en ruinas.

Por fortuna, hay un lugar desde el cual puedes apreciar cierta belleza de la Corte del Príncipe. No será barato ni será fácil.

TIP VIAJERO

A un costado de la Curtea Veche se ubica el restaurante Crama Domneasca.

Pide que te den una mesa en el patio. Ahí verás la Corte por su parte trasera.

Sonríe y pórtate con decencia.

En un restaurant vecino de Curtea Veche, puedes ver parte de su interior, ya que actualmente está en reconstrucción. No es bien visto, no es ético pero… YOLO

Cuando no haya mesero que te vigile, «brincate» una cadena para agacharte y mirar al fondo.

No es mucho, pero podrás contemplar uno de sus pasillos y algunos pilares del interior.

Actualmente, Curtea Veche está en reconstrucción, en lo que parece, será un museo moderno sobre la historia e importancia de este recinto.

La Corte se ubica en la Strada Franceza. El restaurante, en la Strada Selari.

 

cc

5.- Ateneo Rumano

5.- Ateneo Rumano

Este edificio fue pieza clave en el desarrollo musical de la Rumania del siglo siguiente.

Cuenta con escaleras de mármol y un fresco de 75 metros cuadrados, ubicado en su domo.

Apenas das unos pasos al interior del Ateneo y te quedaste boquiabierto ante su belleza arquitectónica. Fotos: Cortesía

Estos elementos, entre otros, hacen de este lugar una joya arquitectónica.

Asimismo, en este recinto del siglo XIX se celebra cada año el Festival Internacional de Música George Enescu.

Cabe señalar que el afamado compositor promovió la recolección de fondos para la construcción.

Diariamente se organizan al menos dos recorridos a visitantes, en los cuales se enumeran las virtudes del lugar.

Algunas de ellas son la magnificencia de sus dimensiones, su capacidad acústica -envidiada por muchos otros recintos en Europa- y un órgano peculiar mandado construir por…. ¿adivinan quién? George Enescu!!

ccc

6.- El Arco del Triunfo y la herencia francesa

6.- El Arco del Triunfo y la herencia francesa

Durante el siglo XIX, París era la cuna de la vida académica y cultural europea.

Las familias burguesas de Bucarest mandaron a sus hijos a estudiar a ese país, para que volvieran como las nuevas élites.

La francofilia tanto de padres como de hijos se manifestó al regreso de éstos.

A través de las artes, las universidades y la arquitectura, se le comenzó a rendir tributo a la tradición gala.

Uno de esos ejemplos es el llamado Arco del Triunfo, estructura que imita a la perfección a su equivalente parisina.

El Arcul de Triumf de Bucarest está igualito al de París. La Francofilia de la élite rumana impregna los pasajes más tradicionales de la ciudad

Al igual que su «primohermano», también rinde tributo a los numerosos héroes bélicos que pelearon por el país.

Otros homenajes a Francia son lugares como el Pasaje Macca-Vilacrosse, en el Barrio Antiguo.

Este corredor cuenta con tiendas boutique francesas y una arquitectura que recuerda el estilo «fashion» de París.

 

El Pasaje Victoria te impactará por el colorido emanado de unas sombrillas puestas justo encima de restaurantes al aire libre.

 

8.- Vida y obra de George Enescu

8.- VIDA Y OBRA DE GEORGE ENESCU

Rumania tiene numerosos personajes políticos, deportivos y artísticos destacados; sin embargo, uno destaca en particular.

Se trata del músico y compositor George Enescu, el mejor músico en la historia de Rumania.

En el Museo Nacional George Enescu  hay tres salas que exploran la vida y obra de este artista, así como objetos personales de gran valor.

El domo es uno de los atributos más elogiados de la arquitectura de este Museo

Enescu compuso y tocó en numerosos recintos de su natal Rumania, al igual que en Francia y Estados Unidos.

Para tener una noción de su importancia, el experto Pablo Casals consideró a Enescu «el mayor fenómeno musical» desde el legendario Wolfgang Amadeus Mozart. Ahí se las dejo.

En este museo aparecen numerosas distinciones artísticas, diplomáticas y estatales que encumbraron su carrera.

Este violín y otros objetos personales brillan en el Museo Nacional George Enescu Foto: Cortesía

Sin duda, una parada que vale la pena en esta magna ciudad.

 

Este edificio se ubica en la avenida Victoria, entre las calles Calle Frumoasa y general Gheorghe Manu.

 

cc