Armenia ¿Qué hacer en Ereván?

Atractivos turísticos de Armenia

La capital de Armenia concentra grandes secretos desconocidos al viajero común.

En mi caso, fue la puerta a todo el mundo del Cáucaso, y a continuación, algunas de las razones por las cuales debes pasar aquí unos cuantos días.

11.- Inicio de una era: conoce su folclore e historia

Armenia es uno de los países más viejos del mundo, y uno en el cual se dieron algunos de los primeros inventos de la humanidad. En el Museo Nacional de Historia encontrarás tesoros antropológicos curiosos, como el primer zapato del cual se tiene registro en la historia, así como las primeras herramientas, armas y ruedas del hombre pre-moderno.

En el Museo del Folklor, cercano a la Universidad Estatal de Ereván, encontrarás obras de quienes tal vez fueron los primeros artesanos de la historia. Trabajos muy finos y repletos de detalles en acero, tela..y por qué no? ¡En un cerillo!!!

10.-Recorre los Estadios-Mercaditos.

La capital de Armenia tiene a siete de los nueve equipos que conforman la Liga Premier de este país. Lo cierto es que la cultura futbolera -y el desempeño de sus equipos, incluida la infame Selección Nacional- son algo pobres y una visita a estos lugares por fines de entretenimiento sería una decepción.

Lo irónico es que las Catedrales de Futbol en Ereván tienen un curioso doble uso, pues los fines de semana, algunos de sus estacionamientos o caminos cercanos son usados como mercados ambulantes.

Cerca del estadio Vasgen Sargsyan, donde juega la selección, se colocan vendedores de estéreos, piezas mecánicas o verdaderos cacharros difíciles de descifrar.

Otro caso lamentable es el del Estadio Hrazdan , ubicado en una envidiable locación. Al pie de una montaña, donde se puede apreciar desde numerosas perspectivas. Aquí fácilmente caben 15, 000 personas, pero ¿adivinen qué? ¡No tienen equipo! De hecho, este estadio tiene años de no ser utilizado. El mercadito aquí es permanente, y encuentras tanto objetos decorativos como ropa interior usada (yikes!). Esta dicotomia entre futbol y zonas «comerciales» no creo que se halle en otra ciudad del mundo.

9.- Camina por Armenia de noche

A diferencia de ciudades como Nueva York, Tokyo o Ciudad de México, los capitalinos armenios tardan mucho en despertarse. Y no es en sentido figurado. El armenio comienza su día a las 9, 10 de la mañana. A esa hora apenas comienza uno a ver gente en las calles. Lo cierto es que en la noche pasa lo contrario. Todo mundo sale: parejas, familias, turistas, y los negocios brotan. Puedes comenzar en la Plaza de la Libertad, a un costado del Lago de los Cisnes (mejor conocido como el Lago Kanye) y de la Ópera de Ereván.

De ahí, caminar por la famosa Avenida del Norte, con sus negocios luminosos, artistas callejeros y su shopping mall subterráneo, hasta llegar a la Plaza de la República, donde todas las noches, a partir de las 21:00 horas hay un «concierto» gratuito de luces y música pop.

En los alrededores, hallarás lugares cómodos para comer, incluyendo «México», ideal para los nostálgicos mexicanos que extrañamos tanto nuestro hogar.

8.-Disfruta su danza y música

Puede ser difícil encontrar espectáculos de música auténticamente armenia. Pero una garantía de calidad y excelencia es el Ensamble Estatal de Folklore Armenio en honor a Tatoul Altounyan, que suele andar de gira por el país, pero que tiene como sede central el auditorio de la Sociedad Musical de Armenia.

Irónicamente, es uno de los pocos lugares importantes de Ereván que no pueden ser localizados en Google Maps, pero no tiene pierde. En la avenida Sayat Nova número 15, justo enfrente del Teatro de Marionetas, encontrarás un edificio bajo, de un solo piso. Ese es!

Sugiero documentarte en la página de Facebook del Ensamble, para saber cuándo hay espectáculo y qué programación contemplan. Las coreografías, la instrumentación, las indumentarias, las historias que narran…todo ello vale bastante la pena. La entrada suele ser de 6,000 drams o 250 pesos mexicanos.

7.-Visita la Casa Museo de Sergei Paradjanov: una mente…un artista.

Sergei Paradjanov es el cineasta más conocido de Armenia. Su obra, «El color de las Granadas» fue todo un suceso a finales de los años sesenta por su simbolismo tanto político como reflexivo de la vida de los armenios y esa gran herida, que fue el genocidio de 1914. Pese a la censura de la URSS, la película fue vista en decenas de países y elogiada por los mejores críticos tanto en su momento como en la actualidad.

En la Casa Museo de Sergei Paradjanov conocerás la vida de este personaje sin igual. Reconocido en el extranjero como un transgresor antisoviético, encarcelado durante más de diez años por sus ideas. Homosexual, irreverente, macabro, sarcástico. En su carrera, Paradjanov plasmó sus ideas en collage, principalmente, pero también hizo pinturas, esculturas «puras», y cine, donde obtuvo el mayor reconocimiento internacional.

6.- ¡Vámonos de gira!

Una de las ventajas de que Ereván sea una capital muy centralista, es que precisamente desde su corazón se puede visitar toda la República. Todas las noches, alrededor de la Plaza de la República, se reúnen choferes de distintas agencias, algunos afiliados, otros no, que ofrecen recorridos complejos de punto a punto por el país.

Al menos hay cuatro rutas importantes.

-Oeste-noroeste. Echmiadzin (donde dicen tener la reliquia de la famosa Arca de Noé), Zvarnots. Gyumri.

Norte. Tsaghkadzor, Sevanavank, Hayravank, Lago Sevan.

El mítico Lago Sevan: un avasallador espectáculo natural, pese a haberse reducido más del 60% en 50 años.

-Este-sureste. Khor Virap, Areni (donde la humanidad comenzó a producir vino, según investigadores), Shaki, Tatev (sede del teleférico de un solo sentido más largo del mundo).

La vinoteca de Areni, tal vez la región productora más antigua del mundo

-El máaaas lejano sureste.Khndzoresk, Nagorno Karabaj (zona polémica por presuntamente haberle sido despojada a Azerbaijan, y motivo del conflicto de hace más de 25 años entre Armenia y este país).

Los precios que manejan son ligeramente menores a los de agencias especializadas. Si prefieres un guía en inglés, un camión amplio para estirar bien las piernas, aire acondicionado, sugiero la opción oficial. Si lo tuyo es la aventura y lo económico, sugiero las «agencias» de a pie, como éstas.

 

5.- Tómate una chela en los bares-sótano

Ya dijimos que la vida nocturna en Ereván es más intensa que la mañana y tarde. Otro factor a destacar es cuántas veces tendrá uno que ir «underground» para divertirse. En un momento de la historia, los armenios construyeron casas con pisos subterráneos, incluso accesibles desde fuera de la propiedad, para capitalizar más espacio y ofrecer resguardo estratégico a oficiales soviéticos. Hoy en día, lo que tenemos son espacios que se iban a quedar sin uso, hasta que a dueños de cafeterías y bares se les ocurrió usarlos como destinos pintorescos.

Algunos lugares llamativos son

Calumet
El Café Yerevan, una de las opciones más famosas, bonitas y baratas
….y éste no lo conocí, pero ¡parece que tocan buena música!

4.- Conoce y visita a Aram Jachaturian, una vida…una partitura.

Al oído común, éste nombre podría no decir nada, pero una de sus piezas ha estado presente en la cultura popular durante muchos años, sin que lo supiéramos. La Danza del Sable («Sabre dance»), presente en series como Los Simpson o Tom y Jerry.

Pues resulta que su creador es el compositor más famoso en la historia de Armenia y toda una leyenda entre el Cuadro de Honor de la Unión Soviética, que durante el siglo XX representaron «Los Tres Compadres», Igor Stravinsky, Dmitri Shoshtakovich y el armenio.

A Jachaturian lo verás presente en murales, con avenidas a su nombre. Incluso la Casa de la Ópera, ubicada en la plaza de la Libertad tiene su nombre y una estatua conmemorativa.

Pero para entenderlo más plenamente, deberás acudir a su casa-museo, ubicado a unas cuadras de la Ópera. Ahí encontrarás documentos que lo acreditan como un ser venerado en diversos países, que dirigió, compuso y ejecutó música, que hizo amigos en México y Argentina y que dejó siempre el nombre de su país en alto.

3.- Acude al Memorial del Genocidio

En los viajes por Europa, sobre todo en la parte occidental, siempre hay un episodio que uno termina repasando dadas sus implicaciones políticas y la gran tragedia que supone: el Holocausto. Sus huellas están en Francia, Holanda, Italia, en la propia Alemania. Está en Dachau, Auschwitz y los diversos campos de concentración que aún persisten de pie para aleccionarnos sobre este episodio.

En el caso de Armenia, tenemos un suceso apenas conocido por el imaginario colectivo. Un evento sin precedentes en el siglo XX, según el cual, el Imperio Otomano castigó, sometió, persiguió y asesinó a mansalva a entre 1 y 2 millones de armenios que tenían bajo su yugo.

El Memorial del Genocidio es la parte más visitada del recinto. Una llama eterna por los casi 2 millones de armenios fallecidos entre 1915 y 1923

En el Memorial del Genocidio de 1915, ubicado al norte de la ciudad, se pueden reconocer las huellas de dolor y destrucción de este hecho, que propició el exilio de millones de armenios alrededor del mundo -la famosa Diáspora Armenia- y la primera vez que se utilizó el término «genocidio» en un foro mundial, cuando se realizaron las primeras denuncias de esta masacre.

En una visita totalmente gratuita, los visitantes podemos dedicar un minuto -o más- de silencio por estas víctimas, así como conocer los orígenes, documentos, fotografías y anécdotas de esta persecución -todo, obviamente, con una perspectiva demasiado marcada en contra de los turcos- pero que no deja de ser una experiencia valiosa en términos de sensibilizarnos sobre otras narrativas de este mundo.

Si no fuera un tema un tanto lúgubre, la colocaría como el primer atractivo de esta ciudad, debido a la relevancia histórica de este hecho.

2.- Sube las escaleras del Complejo Cascada

Si tuvieras apenas un par de horas para conocer Ereván, tal vez el Complejo Cascada te ofrezca el «microcosmos» que necesitas para no andar tan perdido.

En esta escalinata, encontrarás museos al aire libre, exposiciones artísticas en el Centro Cultural Cafesjian, la Casa-Museo del cantante Charles Aznavour -uno de los ídolos de la Diáspora, reciéntemente fallecido-, así como un auditorio, justo en la cima, que reúne espectáculos de música y danza folclórica con artistas de la actualidad.

Al término de un performance, algunos músicos me buscaron para tomarse la foto del recuerdo 😛

En este paseo aparecerán panorámicas de antología tanto de día como de noche, y en su parte baja, la escultura del arquitecto Alexander Tamanyan que diseñó este magnífico proyecto, y quien desarrolló el urbanismo en Ereván, además de donar piezas escultóricas de su colección personal a favor de la ciudad, como estas obras del incomparable colombiano Fernando Botero.

1.- Sube a Erebuni: el climax de una civilización

A orillas de la ciudad, en la parte sureste, se encuentra a mi gusto, el atractivo más peculiar de Ereván, ese «extra» que los distinguirá de otras ciudades a nivel mundial.

Se trata de la Reserva Arqueológica de Erebuni, la ciudad que dio origen a la palabra Ereván. Esta región fue sede del reino de los Urartu, quienes se establecieron por acá entre los siglos XI y VIII …¡antes de Cristo!

Hasta antes de la llegada y dominio de los persas, los Urartu desarrollaron la agricultura, oficios como el del herrero, la acuñación de monedas, y otro tipo de progresos que no se conocían en otras partes del Cáucaso.

Atrás del Museo de la Ciudad de Erebuni se encuentra la Fortaleza del mismo nombre, considerada una de las diez más antiguas del mundo. Aquí se desarrollaron sistemas de defensa, muelles, y se contaba con auditorios, salas completas para los criados, pasadizos secretos, portones para sorprender a invasores y otros aspectos que aún persisten al paso del tiempo. Inclusive hay inscripciones como las del propio Rey Argishti I, que revelaron mucho sobre la vida civil y política de una época.

Espero que en tu próxima visita a Ereván te alcance el tiempo para estas 11 atracciones. Que se te hinche la panza de tanto comer y que tus ojos queden deslumbrados ante la belleza peculiar de «La Ciudad Rosa», uno de los secretos de Europa aún por ser descubiertos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *